martes, 20 de agosto de 2013

Un anuncio de periódico [El Nacional, Caracas, 14/2/1908]:
TRANVIAS EN PETARE TEC construyó su edificio de oficinas y los cobertizos para los carros en el costado norte de la Av. Este esquina Av. Vollmer [ver mapa]. Los tranvías entraban por los portones de la izquierda para llegar al depósito ubicado atrás. A la derecha, bajaban por la Av. Este hasta la estación Santa Rosa del Ferrocarril Central [tarjeta postal, col. AM]: Esta fotografía muestra el patio y la cochera detrás del edificio de oficinas mostrado arriba. Este lugar es ocupado hoy por una de las torres de oficinas más altas de la ciudad [Venezuela, Ministerio de Obras Públicas. Revista Técnica, 4/1911]: En 1909, TEC ordeno tres carros de 8 escaños, numerados 35-37, desde la J. G. Brill Co. de Filadelfia. Tenían las mismas dimensiones y el mismo diseño básico de los carros Stephenson y Milnes Voss comprados anteriormente [Brill Magazine, Filadelfia, 2/1910, p. 53]: TEC adquirió cuatro carros más desde Brill, numerados 38-41, en 1914. El número 41 siguiente, no tenía instalado aún su bogie. Note el nombre y el número de orden de Brill en la esquina inferior izquierda [col. AM]: Un tranvía Brill en lugar no identificado [col. AM]: El Ferrocarril Central también adquirió carros eléctricos adicionales durante este período. Su servicio de tranvías locales ayudó a desarrollar los suburbios del oriente de la ciudad y su faja de vía se convirtió en una franja cubierta de hierba en el centro de la Av. Libertador. La Revista Técnica de 1912 [ver BIBLIOGRAFÍA] informaba que el FC había construido un carro de tranvía eléctrico en sus talleres y había importado dos coches para pasajeros desde Inglaterra. No queda claro si los coches de pasajeros fueron destinados a su servicio ferroviario a vapor, que se mantuvo, o a sus tranvías eléctricos. La RT dice que la compañía operaba cinco carros eléctricos en 1912. En noviembre de 1912 el Ferrocarril Central abrió un nuevo ramal de su línea principal, de 2 km de longitud, completamente eléctrico, desde Agua de Maíz hasta Los Dos Caminos [ver mapa]. En 1915, citando como ejemplo al Ferrocarril Guaqui a La Paz en Bolivia, anunció sus planes para electrificar otros 17 km de su línea principal desde Petare hasta Tusmare. Este proyecto nunca fue realizado, pero en mayo de 1917 el FC inauguró una extensión de 2 km de su ramal, desde Los Dos Caminos a Los Chorros. La fotografía siguiente es la única imagen conocida de un tranvía eléctrico del Ferrocarril Central. Se desconoce su origen. Tiene nueve escaños; todos los carros del TEC en ese tiempo tenían ocho escaños [col. Juan A. Martínez Pozueta]: También en 1917, Tranvías Eléctricos de Caracas construyó un túnel de vía simple bajo el cerro llamado Roca Tarpeya para sus líneas El Valle y Cementerio [ver mapa]. Los tranvías se dirigían al sur siguiendo la ruta original en superficie, pero retornaban a la ciudad por el túnel, que tenía cerca de medio kilómetro de longitud. En 1920, TEC ordenó tres carros cerrados, de dos ejes, desde Brill de Filadelfia, numerados 61-63 [col. AM]:

domingo, 3 de febrero de 2008

Un Pintor Bárbaro



Bárbaro Rivas

Nació en Petare, estado Miranda, el 4 de diciembre de 1893. No asistió a escuela de primeras letras ni tampoco a academia o taller de pintor alguno. Niño expósito, fue entregado para su crianza a un honorable matrimonio de Petare, del que recibió los principios y la práctica de la fe católica. En 1925 descubrió la pintura y realizó sus primeros murales para fachadas y zaguanes de Petare. En 1937 estableció su vivienda y taller en una casa situada a un costado de la iglesia del Calvario, en Petare. En 1949 el crítico Francisco Da Antonio identificó sus primeras obras, presentadas luego por primera vez en una colectiva, junto a las de otros pintores ingenuos, en el Bar Sorpresa, de Petare, en 1954. En 1956 fue revelada su obra en una exposición individual celebrada en el MBA. Al año siguiente trabajos de Rivas fueron incluidos en el colectivo enviado a la Bienal de Sâo Paulo en representación de Venezuela. Allí recibió una mención honorífica adjudicada a título de artista ingenuo. Bárbaro Rivas falleció en Petare el 12 de marzo de 1967. Obtuvo el Premio Arístides Rojas del Salón Oficial de Arte Venezolano en dos oportunidades, en 1956 y en 1960. En ese mismo concurso, en 1963, ganó el Premio Federico Brandt. Una exposición retrospectiva de su obra se llevó a cabo en la GAN, con motivo del centenario de su nacimiento, en 1993. Otras exposiciones: "Obra retrospectiva", en la Galería del Círculo Musical, 1966 y "Obra reciente", en la Galería 22, 1966.

Patriotas Petareños




ALMIRANTE LINO DE CLEMENTE Y PALACIOS

El 23 de septiembre de 1767 nace en el pueblo de Petare el prócer Lino de Clemente y Palacios.

Desde 1786 hasta 1800, fue Guardiamarina, Alférez de Fragata, Alférez de Navío y Teniente de Fragata en la Armada Real Española. En 1810 fue nombrado por la Junta Patriótica Secretario de Guerra y Marina y ascendido a Capitán de Fragata.

Elegido como representante de la provincia de Caracas para el Congreso que se instaló en 1811, tuvo la gloria de firmar el Acta de la Independencia y la primera Constitución de la República.

Ascendido a Capitán de Navío, Miranda le nombró Comandante General de los Cuerpos de Artillería y Marina, el 4 de mayo de 1810 la Junta Suprema de Caracas lo designa Secretario de Marina y de Guerra, cargo que en la actualidad corresponde al de Ministro de la Defensa, (por lo que podemos decir que Lino de Clemente fue el primer Ministro de la Defensa de Venezuela), y en 1813 el Libertador le distinguió con el mismo nombramiento, y pasó al Ejército Libertador en 1814. El mismo año fue nombrado Inspector General del Cuerpo de Artillería y Marina y, Agente Extraordinario ante el Gobierno de Su Majestad Británica. En el mes de mayo el mismo año ascendió a General de Brigada.

En 1819, fue nombrado Mayor General de la Marina Nacional, y con tal carácter actuó en las provincias de Santa Marta y Cartagena en abril de 1821. Desde Santa Marta organizó los buques que habían de sitiar a Cartagena.

En 1821, era Comandante en Jefe del Departamento del Zulia. Durante cinco meses combatió a las tropas de Morillo, ubicadas en los Puertos de Altagracia y Misca. En Carache destrozó a Morales y Calzada.

En 1825, era Comandante Militar de la provincia de Caracas, y en abril del mismo año, Ministro de la Corte Marcial de la República.

El 11 de agosto de 1825, fue nombrado Comandante General de la Escuadra de Operaciones que debía formarse en el tercer Departamento de Marina. En marzo de 1826, se le designó Secretario de Estado en el Despacho de Marina. El 24 de noviembre de ese mismo año fue ascendido a General de División.

En diciembre de 1826, se encargó de la Comandancia General e Intendencia del Departamento del Zulia.

El 21 de junio de 1827, se encargó de la Comandancia de Armas de la provincia de Caracas, y el 1º de julio, de la Presidencia de la Comisión de Repartimiento de Bienes Nacionales.

En agosto de 1829, ocupó los cargos de Prefecto del Departamento de Caracas y Director General de Rentas de los de Venezuela.

Por motivos de salud se retiró a la vida privada el 6 de enero de 1830.

Murió el 17 de junio de 1834.

miércoles, 30 de enero de 2008

Valores petareños


Rísquez, Jesús Rafael

Petare (Edo. Miranda) 24.10.1893 _ Caracas, 11.12.1947

Médico microbiólogo, parasitólogo y anatomopatólogo, escritor y profesor universitario. Hijo del médico cirujano Francisco Antonio Rísquez. Realiza sus estudios de primaria y secundaria en Caracas, los últimos en el colegio Sucre aunque parte de ellos debió cursarlos en España (Madrid y Málaga), cuando su padre desempeñaba el cargo de cónsul general de Venezuela en aquel país. Graduado de bachiller en filosofía (1904), cursó sus estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela, donde obtuvo el título de doctor en ciencias médicas (1911). Ejerció su profesión en La Victoria (1912-1914) y luego en Caracas, con una interrupción (1919-1920) cuando fue a París a cursar estudios de bacteriología, parasitología y anatomía patológica, materias a las que se dedicó por el resto de su vida. Fue profesor de bacteriología y parasitología durante más de 30 años (1914-1947) en la Universidad Central de Venezuela. En la antigua Escuela de Medicina (durante la clausura del alma máter caraqueña), fue profesor de química biológica (1915-1916) y de anatomía patológica (1916-1923) y al reabrirse la universidad, continuó regentando esta última cátedra desde 1925 hasta 1936. Fue además secretario de la Facultad de Medicina. Jefe del Laboratorio del hospital Vargas (1922-1934), fue director honorario en el Ministerio de Salubridad, Agricultura y Cría y senador de la República (1934). Secretario de la Sociedad Médica de Caracas (1916-1917), fue director-fundador de los Archivos de Patología Tropical. Escribió numerosos trabajos (alrededor de 200), tanto científicos como históricos, filosóficos y literarios, en periódicos y revistas. Fue iniciador o continuador de importantes trabajos de investigación, sobre todo con relación a la bilharziosis en su aspecto anatomopatológico, que complementaron los realizados por el doctor Víctor Raúl Soto, descubridor del huevo del parásito (Schistosoma mansoni o bilharzia) y precedieron a los de los doctores José Gregorio Hernández, Juan Iturbe y Eudoro González, que enfocaron el aspecto biológico. Destacan también sus trabajos relativos a la espiroquetosis bronquial, la distomatosis humana (descubierta por él en Caracas), la meningitis cerebro-espinal (1935), cuyo germen productor no fue el meningococo clásico (de Weichselbaum), sino otro diplococo al que la Oficina Sanitaria Panamericana dio el nombre de Neiseria venezuelensis Del Corral-Rísquez, en su honor y en el de su colega Pedro del Corral. Sus Lecciones de bacteriología y Conferencias de parasitología, editadas, respectivamente, en 1932 y 1934, recogieron las notas de clase tomadas por sus alumnos en los años académicos 1931-1932 y 1932-1933. Individuo de número de la Academia Nacional de Medicina 1925, de la Academia Venezolana de la Lengua 1942 y miembro fundador de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales 1933. (pp:Alberto Silva Álvarez)



BIBLIOGRAFÍA: RÍSQUEZ, JESÚS RAFAEL. Apuntes para la geografía médica del estado Aragua. Maracaibo: Panorama, 1917; __. La bilharziosis manzoni en Venezuela. Caracas: s.n., 1918; __. Bodas de plata doctorales: [nómina de trabajos publicados y notas biográficas del autor]. Caracas: Tipografía Americana, 1936; __. La Cruz Roja: sus predecesores, su obra y su instalación en Venezuela. Caracas: Tipografía Americana, 1909; __. Discursos pronunciados en la recepción del señor doctor Jesús Rafael Rísquez, como individuo de número de la Academia Venezolana correspondiente de la Española, el día 8 de junio de 1942. Caracas: Tipografía Americana, 1942; __. Documentos para la historia de la medicina nacional... Caracas: s.n., 1939.

ICONOGRAFÍA: FOTOGRAFÍA, El Universal, Caracas, diciembre 12, 1947. FOTOGRAFÍAS, colección Biblioteca Nacional, Caracas. FOTOGRAFÍA, El Nacional, Caracas, diciembre 12, 1947.

FUENTE: Fundación Polar, Diccionario de Historia de Venezuela, 2ª Edición, Caracas: Fundación Polar, 1997.

El Dulce Nombre de Jesús

La iglesia de Petare nació bajo el patronazgo del Dulce Nombre de Jesús o del Buen Jesús, como también aparece en los documentos. La imagen del Niño Jesús, como patrono del pueblo, preside el retablo principal. La Inmaculada Concepción, advocación mariana predilecta de los franciscanos, es considerada la segunda patrona y su imagen ha permanecido siempre en la parte más alta de este retablo. En 1704 la sede parroquial, ubicada antes en el convento de San Francisco, pasa a Petare y se abre el primer libro de registro, donde se asientan los nacimientos, bautizos, matrimonios y entierros. Para 1721 la construcción del templo es de una sola nave y la fachada parecida al templo de la Candelaria en Caracas. Para esta fecha no existía la torre del campanario, la cual se comienza a construir en 1815, veinte años después se concluye el segundo cuerpo y en 1858 se termina toda. Cuando el obispo Mariano Martí llega a Petare en visita pastoral, en 1772, deja constancia en su Auto de visita de la situación de la iglesia y de la población. En aquel momento la construcción de la iglesia se está haciendo con mucho esplendor, dice, y la compara en su tamaño con el templo de la Candelaria. Es de tres naves con arquería y pilares de ladrillo y tiene capilla y sacristía nuevas. Con relación al pueblo dice que está conformado por 202 casas, más 183 en las afueras, con 2.833 habitantes.

Historia de Petare

Petare se fundó el 17 de febrero de 1621. Sin embargo, ya desde 1580 se habían establecido en el sector varias encomiendas. Éstas eran especies de fincas de los conquistadores, donde los indígenas estaban obligados a trabajar y su dueño, a cambio, debía enseñarles la religión cristiana e instruirles. Pero los encomenderos no cumplían y trataban a los indígenas como esclavos; fue por esto que Petare se fundó como "pueblo de doctrina de indios". Bajo esta denominación se formaron los pueblos cercanos a las capitales, con la intención de reunir a los indígenas para su adoctrinamiento al cristianismo; tal es el caso de Petare en relación con Caracas. De esa manera se daba cumplimiento a la real cédula del año 1619 acerca de la fundación de los nuevos pueblos de América, donde no fuesen maltratados los naturales por los encomenderos. En los pueblos de doctrina la autoridad la ejercían el cura doctrinero y el corregidor, este último designado por el gobernador. Los sacerdotes responsables de la población de Petare eran de la orden Franciscana, dependientes del convento de la Purísima Concepción de Santiago de León de Caracas, más conocido como convento de San Francisco.

El día de la fundación se colocó una cruz en el sitio donde está la iglesia y se obligó a los encomenderos de la zona a construir el templo y proveerlo de los ornamentos. El núcleo central del poblado se constituyó alrededor de la plaza y la iglesia, ubicado en una pequeña colina bordeada por los ríos Guaire, Caurimare y la quebrada El Oro. Estaba integrado por familias venidas de Caracas dedicadas al cultivo de la tierra. Petare fue desde los tiempos de la Colonia un gran productor agrícola, especialmente de caña de azúcar y café, convirtiéndose en uno de los mayores proveedores de alimentos de la capital.
esde tiempos de la Colonia el curato de Petare ha sido de mucho interés para los sacerdotes con deseos de escalar posición en la Diócesis. Cuando se abrieron los concursos de oposición para este cargo, en 1754, fueron varios los sacerdotes que optaron por él. Petare fue creciendo al ritmo de la capital y fue adquiriendo independencia administrativa, debido a la gran producción agrícola de las haciendas de su comarca y la relación permanente con Caracas.

En 1812 la iglesia del Duclce Nombre de Jesus de Petarese se vió afectada por el terremoto que sacudió a Caracas y otras ciudades del país, aunque la población no sufrió tantos daños. En 1822, después de la Guerra de Independencia, Petare es separado del Ayuntamiento caraqueño y elevado a capital de un nuevo cantón, integrado además por Baruta y El Hatillo. En ese tiempo se instalaron: El Concejo Municipal, los tribunales de paz, la recaudación de rentas y otros servicios. Esta nueva situación trajo mayor movimiento económico, mejoramiento del centro histórico y, en general, beneficios a la población.

Consultas Bibliografícas

Angulo Iñiguez, Diego. Historia del arte hispanoamericano. Tomo II, Barcelona (Esp.) Salvat, 1950

Boulton, Alfredo. Historia de la pintura en Venezuela. Tomo I, Época colonial, 2ª edición, Caracas, Ernesto Armitano, Ed, 1975

Duarte, Carlos F. Historia de la escultura en Venezuela. Época colonial. Caracas, J. J. Castro y Asociados C. A., 1979

Fundación Cultural José Ángel Lamas. Tradiciones centenarias de Petare: Cristo de la Salud, la bajada del Niño. Serie: Tradiciones culturales de Petare. [Texto: Coromoto Méndez Sereno] Petare, Centro de Historia Regional, 1998

Historia del arte, Barcelona (Esp.), Espasa Calpe S.A. 1999

Marco Dorta, Enrique. Materiales para la historia de la cultura en Venezuela. Tomo II, Madrid, 1967

Martí, Mariano. Documentos relativos a su visita pastoral de la Diócesis de Caracas (1771-1784). Inventario. Estudio preliminar y coordinación: Lino Gómez Canedo. Fuentes para la historia regional de Venezuela. Caracas, Academia Nacional de la Historia, 1969

Martín González, Juan J. Escultura barroca en España. 1600/1770. Madrid, Cátedra S.A., 1998

Méndez Sereno, Coromoto, Petare a través del tiempo (Crónicas de ayer y de hoy). Biblioteca de autores y temas mirandinos, Los Teques, 1995

Museo de Bellas Artes. Arte colonial ecuatoriano. Catálogo de exposición. [Textos: Magdalena Gallegos de Donoso y Cumandá Sáenz] Caracas, Ag.-oct. 1987

Rodríguez, Carlos. Datos eclesiásticos para la historia de Petare. Caracas, Talleres Litográficos de Impresos Omar, 1988

Vargas Mendoza, Lorenzo. Aspecto biográfico de Petare. 2ª edición. Caracas, Imprenta Universitaria, Universidad Central de Venezuela, 1986
“Tranvías Eléctricos” en El Constitucional (Caracas), 16/1/1907, p. 2. Artículo de prensa sobre la inauguración de la línea electrificada a El Valle. Extensos artículos ilustrados sobre Tranvías Eléctricos de Caracas en Street Railway Journal (Nueva York), 2/2/1907, p. 204; Electrical Engineer (Londres), 10/5/1907, p. 666; 9/10/1908, pp. 524-526; y 16/10/1908, pp. 554-555; Electric Railway Journal (Nueva York), 24/10/1908, pp. 1242-1244; Electrical World (Nueva York), 31/10/1908, pp. 941-942; Tramway & Railway World (Londres), 5/11/1908, pp. 389-393.